Lentamente, tras más de tres meses y medio desde que se iniciara el conflicto y con gran daño causado ya a estas alturas, parece que algo se mueve en el conflicto de la estiba que agita desde hace meses al puerto de Bilbao.

Así pues, esta misma semana Bilboestiba y las centrales sindicales de estibadores que representan a un 80% del colectivo de estibadores han suscrito en la sede del Ministerio de Trabajo y Economía Social de Madrid un acuerdo que, según la patronal, «afianza la vía negociadora del futuro convenio y aporta estabilidad a la actividad del puerto de Bilbao», con la mediación de la directora general de Trabajo, Verónica Martínez.

Al respecto, Bilboestima estima que «la negociación concluida hoy pone fin a la hoja de ruta pactada en su día con avances significativos en materias tales como el ámbito del convenio, la jornada de trabajo y los descansos, entre otras».

De igual modo, las empresas estibadores del enclave vizcaíno afirman que la negociación «ha supuesto cesiones sobre las posiciones iniciales de ambas partes» y defiende que «con este acuerdo se establecen ahora nuevas bases sólidas para llegar a un convenio sectorial que impulse de nuevo la actividad en el puerto de Bilbao y mejore su competitividad y estabilidad orientada al mantenimiento del empleo, así como a la continuidad de los negocios de los operadores y de los clientes».

Sin embargo, al acuerdo no se han adherido los sindicatos nacionalistas vascos ELA y LAB.