El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado este 27 de mayo la moción consecuencia de interpelación urgente presentada por el Grupo Parlamentario Popular en relación la previsión de un sistema de pago por uso en la red de carreteras del Estado y ampliable al resto de vías, incluida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia remitido a la Comisión Europea el 30 de abril.

En concreto, y tal y como estaba previsto, la propuesta ha obtenido un total de 189 votos en contra, frente a 152 a favor, junto con tres abstenciones, con lo que la iniciativa del Partido Popular no tendrá más recorrido, allanando el camino para este nuevo impuesto destinado a cubrir el coste del mantenimiento viario de una de las redes más densas del continente europeo.

Estos peajes han generado un gran revuelo, pese a que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana afirma que la propuesta sirve únicamente para abrir debate, aunque, al tiempo, se ha remitido a la Comisión Europea y diversos altos cargos han salido a defender que el modelo de pago por uso es mayoritario en la Unión Europea.

Frente a esta opinión, diversos colectivos económicos, entre los que se encuentran los transportistas, consideran que los peajes supondrán un lastre insostenible para la competitividad de la economía española en el contexto europeo.

En el fondo del debate se encuentra el déficit endémico de mantenimiento que tiene la red viaria española, coste que se quiere endosar a este nuevo impuesto, con el fin de generar los fondos que no están previstos para este fin en el Plan de Recuperación.