Los transportistas del puerto de Valencia llevan más de un año soportando las largas colas que se forman para acceder a las instalaciones de la terminal de contenedores del APM en las instalaciones del recinto portuario levantino.

Según FVET, la situación provoca «largas colas e interminables horas de espera para acceder a esta instalación, llegando a afectar a toda la circulación en el recinto portuario«, pese a que la terminal ha recuperado desde esta misma semana el horario que tenía antes de la crisis sanitaria.

Sin embargo, la organización empresarial estima que la medida «no se ha trasladado en mejoras en su funcionamiento» y añade que «la situación de colapso se produce a diario y provoca un escenario caótico» sin que se les haya dado una solución efectiva en todo este tiempo.

En concreto, la patronal valenciana del transporte estima que «al nerviosismo y alteración de los propios conductores a consecuencia de las largas esperas, en ocasiones de hasta cinco horas, se une la situación de las empresas del transporte de mercancías que ven peligrar su actividad a consecuencia del aumento de problemas que generan a sus propios clientes debido al incumplimiento de plazos de entrega resultados de estos retrasos».

FVET se ha puesto en contacto con los directivos de la terminal de contenedores y dicen haberse encontrado con que «los responsables de la terminal únicamente manifiestan que han visto incrementado su volumen de trabajo y que, como consecuencia de ello, la afluencia de camiones está siendo especialmente intensa».