La Autoridad Portuaria de La Coruña ha reanudado las obras de construcción del nuevo muelle de 350 metros de longitud, que habían sido suspendidas en marzo tras declararse el estado de alarma y la posterior paralización de todas las actividades económicas excepto las consideradas esenciales.

Conviene recordar que la instalación ha mantenido todo este tiempo su actividad de carga y descarga de mercancías, y una vez que se autorizó la ejecución de obras públicas en toda España, acordó retomar también las actuaciones con la empresa que realiza el citado proyecto de construcción.

Para ello, se han adoptado las instrucciones del Ministerio de Sanidad, incluyendo medidas relativas a los equipos de protección individual, distancia personal y limpieza en todo el recinto. El objetivo es que las obras finalicen a lo largo del verano, dado que ya se encontraban muy avanzadas.

De hecho, están colocados todos los cajones de hormigón que componen el muelle y los trabajos se centran ahora en completar la superestructura del cantil y en el aporte de áridos para conformar la explanada. A continuación, la Autoridad Portuaria contratará la habilitación de esta explanada, lo que comprenderá su pavimentación, iluminación y la instalación de las redes de servicios y suministros, generando un espacio de 40.000 m² a disposición de los operadores.

Con la puesta en servicio del muelle, el Puerto Exterior dispondrá de 1.550 metros de línea de atraque continua, con los que responder a la demanda de los operadores a corto y medio plazo, facilitando la captación de nuevos tráficos y la instalación de nuevos concesionarios.