El servicio de correos de Suiza, comenzará a probar a partir de septiembre, robots para la entrega de paquetes, con el objetivo de complementar el trabajo de los repartidores de correspondencia y envíos.

Según indican desde el operador postal, «en el futuro, los robots repartidores podrían complementar las actuales soluciones logísticas de entrega y completar la última milla que actualmente no es cubierta por los repartidores de correspondencia«.

Dependiendo del resultado, se podría plantear una posible utilización comercial de los robots de aquí a tres años.

La experiencia se iniciará en el distrito de Köniz de la capital Berna, así como en la localidad de Biberist, en el cantón de Soleura.

Las aplicaciones más fáciles de realizar en esta modalidad robotizada de entregas van desde el reparto de alimentos y la entrega a domicilio de productos médicos dentro de un barrio.

El robot que se utilizará puede llevar un peso de hasta 10 kg, en un trayecto de unos seis kilómetros, que recorrerá a la velocidad media de un desplazamiento a pie por aceras y, de manera general, a través de zonas peatonales.

Según Swiss Post, el robot se desplazará de forma autónoma hasta su destino y estará programado para evitar obstáculos y puntos de peligro.

Su funcionamiento se realizará mediante la combinación de un sistema de navegación, que permitirá determinar la posición, y de un sistema de reconocimiento visual del entorno, mediante el uso de cámaras.

En caso de dudas o de lugares especialmente difíciles, un operador remoto tomará a distancia el control del robot, pero «con cada viaje el robot repartidor aprenderá algo nuevo lo que aumentará su autonomía«.

Durante el periodo de prueba, estos robots estarán acompañados por una persona que recabará toda la información sobre su funcionamiento.

Swiss Post ya realizó en 2015, unas pruebas para testar la entrega mediante drones, con el fin de determinar si el despliegue de la tecnología de los drones era práctico y económicamente factible para el sector logístico.