Tres locomotoras de Renfe Mercancias de la serie 253 de Bombardier

Los proyectos presentados al programa CEF se enmarcan dentro el Plan de Innovación del Grupo Renfe

Renfe Mercancías va a iniciar un nuevo tráfico entre las terminales de Silla y el puerto de Valencia, las madrileñas de Abroñigal y Coslada y la de Azuqueca, en Guadalajara. Con tres circulaciones diarias por cada sentido, un total de 30 a la semana, será el primer servicio de frecuencia que utilizará el corredor ferroviario de altas prestaciones entre ambas zonas.

En la práctica, supone duplicar el número de circulaciones entre los respectivos centros logísticos, que hasta ahora sumaban 18 semanales en ambos sentidos. La velocidad de los trenes se va a elevar de 100 a 120 kilómetros, garantizando unos tiempos de viaje de seis horas entre origen y destino.

Esto permitirá una alta rotación de los recursos empleados y contribuirá a reducir los costes de las operativas, ofreciendo al mercado precios muy competitivos. Con una oferta de unos 70 TEUs de capacidad en cada tren, cada semana se podrá sustituir el tráfico de 400 camiones y reducir los costes generados por externalidades.

Esta iniciativa se caracteriza por la frecuencia, la velocidad, el tiempo de viaje y la rotación del material, lo que va a permitir a Renfe recuperar una presencia significativa en uno de los corredores más potentes en el tráfico de mercancías.