Unipost, que está negociando de nuevo los retrasos en las nóminas, ha culpado a Correos de su situación financiera. Tras conseguir un crédito de la Generalitat a través de Avançsa, la compañía se comprometió a ponerse al día con las mensualidades y pagas extra de la plantilla, pero un mes después ha convocado a los sindicatos para negociar de nuevo, tal y como indica el diario Economía Digital.

Según ha asegurado la dirección a UGT, CCOO, USO y CGT, su conflicto con el operador postal público ha sido el causante de esta situación, por lo que ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), aunque desde Correos han explicado que por el momento, no tienen conocimiento de la misma.

El motivo está vinculado al franqueo, ya que en las zonas en que no tiene presencia directa, tiene que subcontratar el servicio a la empresa pública. La compañía gozaba de condiciones preferentes hasta el mes de junio de 2016, lo que incluía un descuento y la posibilidad de efectuar el pago en tres meses.

Sin embargo, la relación terminó cuando la empresa decidió retirar estas ventajas debido a supuestos impagos, lo que ha tenido consecuencias negativas en las cuentas del operador privado, ya que cobra a sus clientes a tres meses, pero tiene que pagar el franqueo de forma diaria.

Se ha intentado resolver el conflicto mediante la negociación directa, pero las conversaciones no han permitido llegar a un acuerdo, por lo que la compañía dirigida por Pablo Raventós ha optado por interponer una denuncia ante la CNMC y ha reabierto las negociaciones con los sindicatos para posponer el pago del 60% de la paga extra de verano y la paga de Navidad hasta enero de 2018.

También pretende fraccionar las nóminas, pagando la mitad el día 5 de cada mes y la otra mitad el 15. El comité de empresa, que es contrario a la propuesta, ha denunciado que «los trabajadores están financiando a la empresa» y no descartan convocar nuevas huelgas.