El sindicato CGT ha convocado paros totales indefinidos en Unipost a partir del lunes 7 de noviembre, tras los paros parciales que han tenido lugar a mediados de octubre y que no parecen haber tenido el efecto esperado, ya que, según el sindicato, «la empresa continúa sin abonar lo que se debe a los trabajadores».

El pasado viernes 21 de octubre se dio por finalizada la segunda fase de movilizaciones en el seno del operador, después de nueve días de paros parciales de dos y tres horas con un seguimiento medio de más de 650 trabajadores en la primera semana y 500 trabajadores en la segunda, que habían sido convocados tras realizarse una consulta que terminó con 945 trabajadores a favor de las movilizaciones, según CGT.

Desde los sindicatos exigían el cobro total de la nómina de septiembre por parte de los trabajadores, el abono de la parte pendiente de la paga de verano (80%), y las cantidades que se adeudan por la retroactividad del acuerdo del 24-F.

«Una semana después nos encontramos en una situación extremadamente grave, a punto de finalizar el mes y sin cobrar el 50% de la nómina de septiembre, ni los intereses de mora, ni el 80% de la paga extra adeudada de verano ni la retroactividad ganada en sentencia judicial», apuntan desde el sindicato.

Ante esta situación, y «visto el resultado de las movilizaciones realizadas hasta el momento sin conseguirse que la empresa pague lo adeudado», desde CGT llaman a una huelga indefinida a partir del 7 de noviembre.

Una acción sindical dividida

La sección sindical en el seno del operador parece dividida a tenor de las informaciones facilitadas por la CGT, ya que aseguran que el resto de sindicatos «se niegan» a convocar paros totales, tras la reunión mantenida el viernes 28 de octubre.

Horas antes de dicha reunión, desde CGT consideraban «escandalosamente insuficientes» las respuestas de CCOO, UGT y USO a su propuesta de huelga indefinida. Según el sindicato, desde CCOO «verían bien hacer unos paros definidos de una hora al día y si fuese necesario uno o dos días de paro completo, pero siempre definidos y sin concretar calendario ni fechas».

Según CGT, en USO «entienden que las anteriores huelgas no han funcionado y que no van a obligar a sus delegados a secundar ningún tipo de movilización», mientras que desde UGT aseguran que con las movilizaciones planteadas por CGT «se conseguirá que la gente no la secunde ya que económicamente no pueden permitírselo».

Con este conflicto interno en el seno de la acción sindical del operador como telón de fondo, Unipost ha citado a los sindicatos el jueves 3 de noviembre «para hablar de planes de viabilidad», según indican desde CGT.