Instalaciones de Unipost en San Fernando de Henares

A instancias de la administración concursal, se inicia el proceso de liquidación de la empresa, después de no haber encontrado comprador.

La reducción drástica del volumen de negocio que ha vivido Unipost en los últimos meses aboca a la empresa catalana a su liquidación.

Los propios administradores del operador postal privado han solicitado al Juzgado de lo Mercantil número 7 de Barcelona que abra la fase de liquidación de Unipost y, por lo tanto, proceda a vender la unidad productiva de la sociedad en su conjunto o, por el contrario, enajene los bienes de la compañía de manera individualizada.

Así las cosas, la administración concursal de Unipost ha solicitado el cese parcial de su actividad debido a que la empresa no es viable con su actual esquema de funcionamiento y espera que el juez emita su pronunciamiento a mediados de enero.

A primeros de enero, los administradores concursales ya emitieron un informe que daba cuenta de la precaria situación que vive el operador postal privado desde hace años y en el que se instaba a su liquidación definitiva en el caso de que no se consiguiera que alguna empresa española o extranjera adquiera Unipost antes de que los tribunales decreten su liquidación definitiva.

Con anterioridad, el pasado mes julio Unipost solicitó concurso voluntario de acreedores con un agujero patrimonial de unos 7 millones de euros, dado que presenta unos activos valorados en 40,6 millones de euros frente un pasivo de 47,4 millones.