Instalaciones de Unipost en San Fernando de Henares

La Audiencia Nacional y la Comisión de Convenios del Ministerio de Trabajo se han posicionado a favor de los sindicatos.

Tras el fallo de la Audiencia Nacional en febrero a favor de los sindicatos en el conflicto con Unipost, el grupo postal privado ha presentado un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, que decidirá en última instancia sobre el asunto, según informa el diario Economía Digital.

De esta forma, la empresa gana tiempo para buscar financiación ante una resolución que no se ajuste a sus intereses, ya que en este momento su deuda con los trabajadores asciende a tres millones de euros, entre las pagas extras pendientes de 2016, el 60% de la de verano y el 100% de la de Navidad, más el 10% de intereses por la demora.

No obstante, aunque la Audiencia se ha posicionado a favor de los demandantes, no ha ordenado el pago inmediato de la deuda, lo que supone que los trabajadores tendrán que reclamar su deuda de forma individual.

Además, el último movimiento de la compañía ha obligado a las organizaciones sindicales, que ya habían empezado a recoger las reclamaciones individuales de los empleados, a paralizar los trámites hasta que haya una sentencia firme del Supremo.

Denuncias de los sindicatos por incumplimiento en los pagos

Conviene recordar que aunque después del verano de 2016, el grupo logró un crédito de la agencia pública catalana Avançsaun conflicto con Correos por retirarle ciertas condiciones preferentes y la incapacidad de conseguir más financiación por parte de la banca le llevaron a seguir incumpliendo con los pagos.

Por ello, en diciembre propuso a los sindicatos abonar la extra de Navidad al cabo de un año, lo que motivó que el comité de empresa les denunciara ante la Comisión de Convenios del Ministerio de Trabajo y la Audiencia Nacional.

El primer estamento les ha dado la razón en enero, exigiendo el pago puntual de las nóminas, que se están pagando fraccionadas, pero Unipost ha esperado a la resolución de la Audiencia, alegando su prevalencia sobre la decisión del Ministerio de Trabajo.

En las negociaciones de los últimos meses, la empresa ha amenazado en varias ocasiones con entrar en concurso de acreedores. En 2015 logró reducir sus pérdidas de cinco a 2,2 millones, pero en 2016 perdió un importante contrato con Iberdrola y volvió a las cifras negativas de 2014.