La Organización Empresarial de Logística y Transporte, UNO, promoverá la puesta en marcha de una escuela de repartidores y un código de buenas prácticas en la distribución urbana de mercancías.

El objetivo es analizar las necesidades de las ‘smart cities‘ en este sentido, favoreciendo el servicio a los ciudadanos que compran online, la descongestión del tráfico y el respeto al medioambiente.

Resepecto a la escuela, conviene destacar que actualmente los conductores necesitan unas habilidades muy concretas, que requieren de una formación específica para ofrecer soluciones muy rápidas y adaptarse a los desafíos que presenta el comercio electrónico.

En cinco años se ha pasado de un 15% de envíos a particulares a un 60%.

De hecho, si las empresas de paquetería contaban en 2012 con un 15% de envíos a particulares, ahora el porcentaje roza el 60%, y la facturación del e-commerce llegará a 27.000 millones de euros en 2017.

Por su parte, el documento de buenas prácticas aportará valor a la creación de un marco normativo nacional de distribución urbana de mercancías sobre el que se puedan apoyar las ordenanzas municipales.

La logística será, según UNO, la clave para evitar que las ciudades se colapsen. Por ello, está trabajando con algunas ciudades en la armonización normativa de la distribución urbana, como en el caso del Área Metropolitana de Barcelona.

No obstante, la patronal considera que todos los Ayuntamientos de las grandes ciudades deben promover medidas de armonización con los municipios de su provincia y de provincias aledañas.