Dentro de 10 años, el comercio electrónico multiplicará por cinco las cifras récord de hoy en día. Este crecimiento obligará a redefinir el actual modelo de las ciudades españolas, ya que los repartos de este tipo compras, que crecen a un ritmo del 20%, han de realizarse teniendo en cuenta las nuevas necesidades medioambientales y sociales.

En esta línea, UNO, ha presentado un proyecto en el que trabaja junto al Área Metropolitana de Barcelona, para la coordinación de las ordenanzas de los municipios de este área, donde viven 3,2 millones de personas, con el fin de armonizar la normativa municipal relativa al reparto en las ciudades.

Dentro de esta iniciativa, se han constituido tres grupos de trabajo en los que participa la patronal, atendiendo al interés de esta medida para el diseño de un marco idóneo para el reparto del comercio electrónico a particulares y el suministro a los comercios de las ciudades.

En ellos se aborda el análisis de los horarios y los viales afectados por el reparto, los tipos de servicios ofrecidos y los vehículos empleados, o incluso la utilización de una aplicación para autorizar y gestionar las reservas de las plazas de carga y descarga.

El objetivo es generar una base para las futuras medidas que se adopten, que permitirán elevar el marco de seguridad jurídica en el que operan las empresas del sector y facilitar un entorno más favorable para la realización de inversiones en una flota más ecológica.