Valencia se confirma como tercer mercado inmologístico a nivel nacional y ciudad alternativa de inversión con respecto a Madrid (la elevada competencia y el nivel de precios) y Barcelona (la escasez de suelo y las tensiones políticas, medido como un gran riesgo por los fondos internacionales).

Valencia “está de moda”, cómo se pudo comprobar en el pasado SIL, donde la comunidad valenciana acudió como principal invitada. En todos los foros y reuniones, el foco se centró en el apetito por invertir y promover plataformas logísticas en Valencia.

Además de ser la tercera ciudad del país, la privilegiada ubicación geográfica y el magnífico sistema de infraestructuras (Comunicaciones por carreteras y Marítima), hacen que se considere esta ciudad como el puerto de Madrid y sin duda es la protagonista del corredor Mediterraneo. Los principales actores del mercado “se pasean” por Valencia buscando oportunidades y compitiendo por las operaciones que se plantean en el sector.

Si echamos la vista atrás, los últimos años del pasado boom inmobiliario, empezaron a aparecer los principales fondos y promotores de Real Estate a realizar proyectos a riesgo; tal es el caso de Prologis, GE Capital o Coperfil, situando a Valencia en el mapa de manera significativa.

Los principales actores del mercado “se pasean” por Valencia buscando oportunidades y compitiendo por las operaciones que se plantean en el sector.

El sector inmologístico de Valencia, empezaba a profesionalizarse con inmuebles de calidad, modernos, en un mercado donde el stock se había formado a base de llaves en mano, estando muy controlado por los promotores locales.

Llegó la crisis y la inversión se detuvo en seco, las rentas cayeron un 50% y tras muchos años absorbiéndose poco a poco el stock disponible, se llegó a 2015 con un stock aproximado de 1.750.000 m² (un alto porcentaje obsoleto y fuera de normativa) y una tasa de disponibilidad prácticamente nula, sin activos de gran superficie y de calidad técnica, como estaba demandando en ese momento el mercado tras la recuperación económica y el auge del comercio electrónico.

Los últimos dos años, por lo tanto, la actividad está siendo frenética, se han construido casi nuevos 300.000 m² de plataformas logísticas, el stock sobrepasa los 2.000.000 de m² a día de hoy y los actores del mercado son Merlin, Prologis, TH Real Estate, P3, Lar, Caboel, como internacionales y nacionales, o Pavasal, Bertolin o Nederval como promotores a nivel local entre otros.

Además, los family office locales, que históricamente han invertido en los sectores de retail o residencial, están diversificando su posición e invirtiendo en el sector logístico por su atractivo, perspectivas de futuro y altas rentabilidades.

En estos momentos se están construyendo o esperando la concesión de licencias para más de 20 proyectos, en Ribarroja, Loriguilla, Paterna, Torrente y Cheste que se entregarán durante el periodo que comprenden 2018 y 2019. Estos proyectos sumaran más de 350.000 m², destacando la plataforma de Lidl en Cheste de más de 50.000 m², la nave para Arteregal de 40.000 m² construidos en Loriguilla o los 15.000 m² de Transaher en Ribarroja como ejemplos para usuarios finales.

En estos momentos se están construyendo o esperando la concesión de licencias para más de 20 proyectos.

En la zona sur, además del entorno Ford, plazas como Picassent, los polígonos de la pista de Silla o en segunda corona plazas como Massalaves, Alzira o Villanueva de Castellón, se estima para los próximos 12/18 meses, según el comportamiento de la demanda, el desarrollo de plataformas en torno a 150.000 m², además de la reconversión de naves obsoletas aportando nuevas alternativas al mercado.

A destacar en la zona norte, el ambicioso proyecto de Parc Sagunt está recogiendo sus frutos, la gran apuesta por parte de Mercadona en la compra de 600.000 m² aproximadamente de suelo logístico en este parque, ha impulsado a diferentes usuarios finales a invertir en suelo industrial sumando más de 120.000 m², además se esperan grandes proyectos a riesgo, por ahora confidenciales, además de en Sagunto, en Betera y Lliria que aportarán otros 130.000 m² de naves logísticas nuevas.

Por tanto, podemos concluir que se superarán en 2020 los 3.000.000 de m² de superficie logística, siendo aproximadamente el 50% plataformas modernas y de calidad, gracias a la gran apuesta de inversores en Valencia. El futuro inmologístico valenciano está asegurado.

jorge-pomar_inmoking

Jorge Pomar
Socio de Inmoking Real Estate

espinmo especial inmologística einmo