Platooning MAN

La circulación en cadena permite un ahorro de combustible de hasta el 10%.

Volkswagen Truck & Bus ha puesto en marcha dos proyectos piloto que confirman su apuesta por el ‘platooning’, un sistema de circulación en cadena de camiones que se desplazan de forma autónoma, para lo que cuentan con sistemas de control y asistencia al conductor, que puede intervenir en caso de emergencia.

El primer proyecto, que el fabricante está desarrollando en Singapur a través de Scania, es el mayor de su clase e incluye pruebas con cadenas de cuatro camiones, en las que el conductor del primer vehículo marcará la velocidad y la dirección, guiando a los otros tres, que serán conducidos de forma autónoma.

El objetivo es que las cadenas de camiones puedan cubrir distancias de unos 10 km en carretera para transportar contenedores entre las terminales portuarias del país asiático.

Durante la primera fase, Scania probará la conducción autónoma en sus propias instalaciones en Södertälje, Suecia, donde adaptará la tecnología a las condiciones locales para posteriormente, realizar las pruebas en Singapur.

Colaboración entre MAN y DB Schenker

En cuanto al segundo proyecto, se trata de una colaboración entre MAN y DB Schenker, que constituye la primera alianza en el ámbito del ‘platooning‘ entre un fabricante del sector de la automoción y un operador logístico.

Su objetivo es probar este tipo de conducción en condiciones reales durante un largo periodo de tiempo para obtener resultados significativos. Con este fin, una cadena de camiones viajará por la autopista A-9 entre Múnich y Nuremberg, en Alemania, desde 2018. El siguiente paso será utilizar esta tecnología en las instalaciones del operador en Nuremberg.

Las pruebas que se están llevando a cabo tanto en Singapur como en el país germano son claves para conseguir un transporte de mercancías más eficiente, que suponga una mejora para el medio ambiente, el tráfico y la seguridad en la carretera.

Dado el creciente volumen de vehículos en las carreteras, existe una creciente necesidad de mejorar el flujo del tráfico, y la conducción en cadena aporta numerosas ventajas en este sentido.

Así, la distancia de entre 10 y 15 metros entre los camiones permite un ahorro de combustible de hasta el 10%, lo que repercute en una reducción sustancial de las emisiones de CO2 y una disminución del riesgo de accidentes.

Se prevé que el uso de esta tecnología sea técnicamente posible en Europa hacia 2020. Sin embargo, aún es necesario que se realicen cambios a nivel legislativo en los diferentes países para que el sistema puede desarrollarse plenamente.