Tal y como anunció el grupo en diciembre, Inditex sigue apostando por el desarrollo global de su modelo integrado de tiendas y venta on-line, a través de una gestión integral.

En este sentido, Zara ha instalado su primera tienda en todo el mundo especializada en realizar y recoger pedidos on-line, además de tramitar cualquier devolución o cambio, que estará operativa temporalmente hasta mayo en el centro comercial Westfield del barrio londinense de Stratford.

La nueva tienda contará además con un punto automatizado de recogida de pedidos on-line con dos pequeños almacenes que permitirán recoger las compras realizadas a través de internet, de modo similar a la experiencia que el grupo gallego realizó en uno de sus establecimientos en la localidad coruñesa de Arteixo en septiembre de 2017.

Este sistema incorpora un lector óptico que escanea el código QR o acepta una clave que el cliente ha recibido a la hora de realizar la compra por internet, para entregarle, en pocos segundos, el pedido a través de una plataforma-buzón gestionada por un robot dinámico capaz de manipular hasta 2.400 paquetes de forma simultánea.

Además, por otra parte, el personal del establecimiento ayudará con tabletas y dispositivos móviles a los clientes, que tendrán la opción de recibir el pedido sólo unas horas después en el caso de que la orden se curse antes de las dos de la tarde, o al día siguiente si se realiza por la tarde.

Así mismo, la tienda contará también con un sistema de cajas de autopago, complementario al sistema convencional, que agilizará el proceso de compra y que identificará automáticamente las prendas, para que los clientes sólo tengan que validar los artículos en una pantalla antes de pagar con su tarjeta o su móvil.