ferry Almariya de Trasmediterranea

Competencia ha impuesto algunas condiciones al acuerdo de compraventa para evitar la creación de un monopolio en las rutas entre la península y Canarias.

Responsables de Acciona y de Naviera Armas han firmado en junio en Madrid el acuerdo de compraventa del 92,71% de acciones de Trasmediterránea, poco después de que Competencia aprobara la operación con la condición de reorganizar algunas de las líneas marítimas en las que ambos prestan servicio, tal y como ha informado el diario Levante.

El objetivo era evitar la creación de un monopolio en las rutas entre la península y Canarias, y eliminar los riesgos para la competencia en las rutas entre el sur peninsular y Melilla y la interinsular canaria. Esto ha llevado a Armas a negociar con FRS para que opere la ruta Motril-Melilla y la ruta circular Huelva-Canarias de servicios de transporte marítimo de pasajeros y carga.

Para garantizar estos compromisos, como había informado cadenadesuministro.es, ha suscrito un contrato de fletamento de tres años de duración prorrogable un año más, que contempla la cesión de uso de amarres, el sistema de expedición de billetes, la abstención de uso de marca y la comunicación a clientes.

Por otro lado, a primeros de junio el Borme ha publicado el nombramiento de Armas Cruceros, Antonio Armas y Antonio Pablo Armas como consejeros suplentes de Trasmediterránea, mientras que, al tiempo, Acciona Desarrollo Corporativo y Citrover han dejado de ser consejeros de la naviera que todavía preside Acciona Corporación.

Además, el operador ha empezado a utilizar buques de Naviera Armas en sus líneas, conociéndose recientemente que cubrirá su línea Mahón-Barcelona con el Volcán de Tinamar.