Martin Lundstedt, presidente de la división de Vehículos Industriales de Acea y consejero delegado de Volvo, ha tratado de explicar a través de un vídeo compartido por la Asociación los pasos que es necesario dar para completar la transición hacia un sistema de transporte neutro en carbono.

«Los camiones no son coches grandes. Tienen unas necesidades especiales en cuanto a la infraestructura de carga y recarga, pues las localizaciones y el espacio requerido en este sentido son completamente diferentes, igual que el nivel de potencia necesario«.

Así se ha expresado el directivo, que cree que si no se tiene clara una diferencia tan importante y se pierde esto de vita a la hora de desarrollar una infraestructura de recarga, se corre el riesgo de frenar la evolución del sector.

Los Estados Miembros deben actuar urgentemente para garantizar las inversiones necesarias en infraestructuras específicas para camiones en la Unión Europea, de modo que los vehículos industriales de cero emisiones no se conviertan en un cuello de botella para la transición hacia la neutralidad climática.

Todos los actores involucrados deben trabajar juntos y en paralelo para abordar la disponibilidad de infraestructuras, pues está claro que ningún operador de transporte comprará jamás un camión propulsado por una batería eléctrica o hidrógeno a menos que pueda recargarlo o repostar de forma cómoda.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110