la-iniciativa-china-one-belt-one-road-se-extiende-a-reino-unido

La demanda en la nueva línea podría impulsar la producción en las factorías de de Zhejiang, donde está ubicada la ciudad de Yiwu.

En el marco del proyecto ‘One Belt, One Road‘ (OBOR) impulsado por China desde 2013 para constituir una nueva ruta de la seda, el 1 de enero de 2017 se ha puesto en marcha un nuevo servicio directo de transporte ferroviario de mercancías entre la ciudad china de Yiwu y Reino Unido.

La conexión ofrece a los exportadores una opción intermedia entre la carga marítima, que resulta más económica pero también más lenta, y un flete aéreo, que es más rápido pero requiere un coste mayor.

En este caso, dado que existen varias redes ferroviarias involucradas, un mismo tren no puede cubrir todo el trayecto, por lo que los contenedores han de ser recargados en varios puntos. El hecho que estén involucrados numerosos países, como Rusia y Bielorrusia, con quienes el país asiático mantiene ciertas tensiones, supone que el proyecto tiene además implicaciones geopolíticas.

Por otro lado, la demanda en la nueva línea podría contribuir a impulsar de nuevo la producción en las factorías de la provincia de Zhejiang, donde está ubicada Yiwu, ya que se ha apreciado un descenso de la misma, unido a una desaceleración de la economía en el país.

Reino Unido es el octavo país y Londres la decimoquinta ciudad en sumarse a los servicios ferroviarios de carga entre Asia y Europa. De hecho, hace dos años se inauguró la ruta ferroviaria de mercancías más larga del mundo, que une Yiwu con Madrid.

ruta-del-nuevo-servicio-ferroviario-entre-china-y-el-reino-unido

Objetivos del proyecto ‘One Belt, One Road

La iniciativa OBOR, que tiene como objetivo extender la influencia de China hacia el oeste por mar y por tierra, incluye importantes inversiones en el extranjero, fundamentalmente en transporte, con el fin de adaptar la milenaria ruta de la seda al mundo contemporáneo a través de una red de líneas ferroviarias, puertos y autopistas.

El proyecto servirá para fortalecer sus relaciones comerciales con otras partes del mundo, especialmente con Asia Central, Rusia y Europa Occidental, lo que permitirá incrementar la demanda interna y también la oferta en el país.

La vía terrestre cubre el área continental de Asia central, Europa oriental y Europa occidental, mientras que la marítima pasa por el Mar de China, el océano Índico, el Cuerno de África y el mar Rojo hasta llegar al Mediterráneo.

En lo que respecta a América Latina, se trata de una de las prioridades de la agenda de política exterior del país, pero por el momento no se incluirá en las rutas.