La Autoridad Portuaria de Santander y el Gobierno de Cantabria esperan que las inversiones previstas para el próximo año y medio en el enclave cántabro por valor de cien millones de euros marcarán el futuro inmediato del recinto.

En concreto, esa cantidad se destinará a obras como los muelles de Maliaño, la terminal de contenedores, la terminal de fertilizantes, así como la demolición de los tinglados de Antonio López, Raos 9 o Raos 6, todas ellas infraestructuras imprescindibles para el cambio de modelo que se va a producir en el puerto y que está en línea con el futuro económico e industrial de Cantabria, según el Ejecutivo autonómico.

La Autoridad Portuaria apuesta por la innovación en el sector logístico para optimizar las operativas portuarias, teniendo en cuenta, sobre todo, el compromiso del Gobierno de Cantabria de no rellenar la bahía, por lo que cobran importancia iniciativas como el silo de automóviles, que implica impulsar un crecimiento vertical o La Pasiega, a esperas de que Cantabria pueda incorporarse al corredor atlántico a través de la Y vasca.

Precisamente, en este mismo ámbito, en paralelo, el Gobierno regional también prevé inversiones adicionales por valor de más de 130 millones de euros en el Llano de La Pasiega, una instalación logística que habrá de servir de nexo del puerto de Santander con su hinterland interior.