Chimenea de ferry en puerto de barcelona

La Organización ha logrado grandes avances en su objetivo de implementar un programa mundial para el cambio climático.

Tras dos semanas de intensas negociaciones, el Parlamento Europeo, el Consejo de Ministros y la Comisión Europea han logrado un acuerdo provisional sobre la reforma del régimen de comercio de emisiones, que ha sido aprobada por los Estados Miembros

La Asociación Europea de Navieros, Ecsa, que apoya la descarbonización de la industria, ha mostrado su satisfacción por la decisión de la Unión Europea de confiar la regulación de las emisiones de CO2 en el transporte marítimo a la Organización Marítima Internacional, OMI, que trabaja en el diseño de una estrategia para lograr reducirlas.  

Hasta el momento, la OMI ha logrado grandes avances en su objetivo de implementar un programa mundial para el cambio climático. Según el calendario previsto, en abril de 2018, debería adoptar una estrategia inicial para la reducción de las emisiones de los buques y en 2023, debería tener listo un plan definitivo.

En el último encuentro de la Organización en el mes de octubre, se ha propuesto que las emisiones totales del sector marítimo no sobrepasen los niveles de 2008, cuando se alcanzó el límite máximo. Asimismo, se ha planteado la necesidad de establecer un porcentaje total de reducción de las emisiones para el año 2050.