Durante un reciente evento organizado por la consultora Xeneta, el responsable de la Red Marítima Mundial de Maersk, Lars Mikael Jensen, ha puesto de manifiesto el compromiso de la naviera con la descarbonización, señalando que es una de las pocas compañías que que se ha fijado el objetivo de cero emisiones para 2050 y está continuamente investigando sobre nuevas soluciones neutras en carbono, incluyendo combustibles alternativos.

Para Jensen, la sostenibilidad y la digitalización son los dos elementos que determinarán el éxito o fracaso de cualquier negocio a largo plazo. En concreto, ha hecho hincapié en el reciente contrato para la construcción de ocho grandes portacontenedores que utilizarán el metanol como combustible habitual.

Esto estimulará la producción global de combustibles bajos en carbono, puesto que ahora no existe suministro suficiente por la escasa demanda. En su opinión, las condiciones actuales del mercado ofrecen una gran oportunidad para que las navieras puedan invertir en sus objetivos de descarbonización, pero teniendo siempre en mente al cliente final.

En lo que se refiere a su estrategia de integración vertical y sus intenciones de convertirse en un integrador global en el mercado de contenedores, la naviera danesa está aprovechando diferentes elementos que le permitirán ofrecer una verdadera experiencia puerta a puerta.

Para ello, combinará las operaciones marítimas y terrestres con otras partes de la logística, y planea utilizar toda la capacidad de sus terminales a nivel mundial para atender las diferentes necesidades de sus clientes.

En opinión del responsable de su Red Marítima Mundial, cada vez son más los clientes que quieren que todos los servicios sean realizados por la misma empresa. Maersk puede proporcionarles eso porque controla diferentes activos en todas las partes de la cadena logística, lo que a su vez supone una mejor visibilidad del proceso.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px