El impacto de la invasión rusa de Ucrania sobre la cadena de suministro alimentaria en datos

La invasión rusa de Ucrania supone que dos de los principales proveedores de alimentos del planeta dejen de suministrar con un impacto brutal sobre la cadena de suministro alimentaria global.

Viernes, 18/03/2022 por CdS

La invasión rusa de Ucrania provocará que la demanda en los servicios marítimos entre Asia y Europa se incremente entre un 5% y un 8%.

Un informe elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) pone en datos el impacto que tiene la invasión rusa de Ucrania sobre las cadenas de suministro globales del sector agroalimentario, dada la importancia que tienen ambos países en la producción de algunos productos alimentarios.

En concreto, Rusia y Ucrania copan un 53% del mercado mundial de aceite de girasol y otras semillas para la producción de aceite. De igual manera, ambos países también suman un 27% del mercado mundial de trigo, un 26% del de cebada, un 16% de la producción de colza y un 14% de la de maíz.

Además, el impacto es aún mayor si se tiene en cuenta que los dos países europeos son los principales proveedores de estos productos para muchos países de todo el globo.

Así pues, por ejemplo, las importaciones de productos agroalimentarios procedentes de Rusia y Ucrania constituyen un 25% del total para Turquía, un 23% para China yn un 22,6% para Egipto.

De igual manera, para España la llegada de alimentos procedentes de Rusia y Ucrania supone un 6% del total de importaciones agroalimentarias del país.

Impactos más allá de la cadena agroalimentaria

A su vez, la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo también señala que la guerra en el este de Europa implicará el trasvase de las mercancías que se transportan por ferrocarril desde China a Europa vuelvan a las congestionadas rutas entre el sureste asiático y los puertos europeos.

El organismo calcula, en este sentido, que supondrán entre un 5% y un 8% más de demanda en estos servicios, con la consiguiente repercusión sobre los fletes.

Así mismo, la entidad también estima que este incremento en los costes del transporte se trasladará especialmente a productos como los tecnológicos, los muebles, las prendas de vestir y otros textiles, así como sobre plásticos.