Los cruceros podrían volver al puerto de Barcelona en el mes de junio. Esa es la previsión que maneja la Autoridad Portuaria, que está trabajando junto a las autoridades sanitarias para poder contar con todas las medidas de seguridad necesarias para el reinicio de la actividad.

Así lo ha explicado la presidenta del puerto, Mercè Conesa, durante un debate sobre los desafíos que tiene por delante la economía catalana y española organizado por Expansión.

«Si todo va bien podríamos iniciar los cruceros de cabotaje a finales de junio«, ha apuntado Conesa, que confía en que también pueda reactivarse la actividad de los cruceros internacionales en modo piloto si reciben la autorización necesaria.

Por otra parte, la presidenta ha puesto en valor el plan de inversión de 90 millones con el que la Autoridad Portuaria pretende electrificar los muelles de la instalación y su plan para impulsar el uso de energías renovables.

Asimismo, se ha referido a la aprobación de un nuevo proyecto de optimización de la red ferroviaria en tres fases, para mejorar la flexibilidad y permeabilidad de sus operaciones mientras no estén disponibles los nuevos accesos.