Como parte de su estrategia de sostenibilidad medioambiental de las operaciones portuarias contemplada en el Plan Estratégico 2021-2025, la Autoridad Portuaria de Barcelona ha licitado las obras para mejorar la eficiencia energética del PIF.

Los trabajos, con un plazo de ejecución de seis meses y un importe de casi 473.000 euros, tienen la finalidad de reducir el consumo de energía de estas instalaciones en torno al 67% y recortar las emisiones en casi 138.000 kg de CO2 al año.

Así pues, la renovación energética consistirá en la instalación de placas fotovoltaicas, el cambio de los equipos de iluminación a tecnología LED y el sistemas de control y monitorización para la regulación climática del edificio.

Con respecto a la energía fotovoltaica generada gracias a las placas solares instaladas, se estima que permitirá un autoconsumo directo de 233.000 kWh/año, equivalente a un 40% del consumo del edificio.

El proyecto cuenta con ayudas de los fondos Feder, a través del Idae, por valor de más de 256.000 euros, cantidad que supone el 50% del valor total del proyecto, mientras que la otra mitad será asumida por el enclave barcelonés.

Así mismo, la iniciativa se enmarca dentro de la renovación energética de los edificios e infraestructuras existentes de la Administración General del Estado y se estima que el retorno de la inversión total realizada se consiga en un plazo de siete años, contemplando el ahorro energético y la ayuda recibida.