El remolcador Ibaizábal Quince, propulsado por GNL y gasóleo, ya forma parte de la flota del servicio portuario de remolque del puerto de Bilbao, tras la correspondiente ceremonia de bautismo y bendición.

Se trata del primer remolcador con propulsión dual construido en España, lo que ha supuesto un gran esfuerzo de ingeniería, debido a la novedad del diseño, y un paso importante en el ámbito de la sostenibilidad.

El buque pertenece a Remolcadores Ibaizábal, titular de la licencia para la prestación del servicio portuario de remolque en el puerto bilbaíno. Con su construcción, de la que se han ocupado Astilleros Murueta, ha cumplido con su plan de inversiones en cuanto a renovación de flota y modernización se refiere, según el pliego de condiciones del servicio.

Con 28 metros de eslora, 12 metros de manga y un registro bruto de 397 GT, el remolcador dispone de una capacidad de tiro de 55 toneladas y alcanza una velocidad de 12 nudos. En cualquier caso, su característica más importante es que puede utilizar gas natural licuado como combustible y, por lo tanto, es un ejemplo de utilización de energías limpias.

La puesta en marcha de esta unidad surge de la propuesta conjunta del Ente Vasco de la Energía y de Ibaizábal, coordinada por Enagás dentro del programa Core LNGas hive. En este contexto, el País Vasco ha sido protagonista de tres proyectos de implantación de GNL en el ámbito marítimo, que han recibido fondos de la Comisión Europea.

Se trata de la adaptación del pantalán de la regasificadora Bahía de Bizkaia Gas para que barcos de pequeño tamaño puedan cargar gas licuado, la puesta en marcha de un barco suministrador de GNL capaz de realizar el abastecimiento ‘ship-to-ship’, y la construcción y puesta en marcha de este remolcador a gas natural.