El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Francisco Martín, ha visitado el inicio del hincado de pilotes para la cimentación del silo de automóviles del Espigón Central de Raos.

Esta infraestructura vertical para almacenamiento de vehículos dará respuesta a los problemas de capacidad de la terminal de automóviles, cumpliendo con el compromiso de no efectuar rellenos en la bahía.

Los trabajos, con una duración prevista de 18 meses, están siendo ejecutados por la UTE compuesta por Industrias Metálicas Anro, API Movilidad y Arruti Santander, por un importe de adjudicación de 15.960.083,64 euros más IVA.

La solución asegura la consolidación de un tráfico estratégico para el crecimiento del puerto, con la construcción de una superficie de 70.000 m² entre el vial paralelo al muelle Raos 8 y la terminal ferroviaria de automóviles, con una primera planta de forjado, manteniendo la posibilidad de ampliar el silo con dos plantas más, según la evolución del tráfico de automóviles y mercancía general en semirremolques.

Para garantizar el normal funcionamiento del puerto durante las obras, se ha licitado un espacio de 60.000 m², concesionado a Santander Coated Solutions, para aliviar el déficit de espacio durante el tiempo que duren.

Conviene apuntar que, durante los últimos 20 años, la terminal de automóviles ha ido creciendo de manera sostenible hasta llegar a los ocho millones de vehículos. Actualmente, cuenta con un kilómetro de línea de atraque dividido en tres muelles con tres rampas ro-ro, dos de ellas de alta capacidad, más de 600.000 m² dedicados al tránsito y almacenaje de automóviles y dos centros de pre-entrega.

El puerto también dispone de una terminal ferroviaria especializada con cuatro vías con capacidad para trenes de más de 600 metros, y cuenta con la certificación de Anfac para el tráfico de vehículos nuevos.