El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Santander tramita una nueva valoración de los terrenos y aguas de la zona de servicio del puerto y de los terrenos afectados a ayudas a la navegación.

Este cambio supondrá, según los responsables del recinto cántabro, abaratar el coste del suelo a los usuarios del enclave en un 5%, merced a una reducción equivalente de las tasas concesionales, con lo que se espera ganar competitividad tras el impacto de la pandemia.

Tras su aprobación por la Autoridad Portuaria, la propuesta se remitirá al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para su visto bueno definitivo, previo informe del Ministerio de Hacienda y de Puertos del Estado.

Por otra parte, el enclave también también llevará a cabo la reordenación de algunas concesiones como consecuencia del traslado de la terminal de ferries al futuro Muelle de Maliaño1-4, con una inversión que superará los 16 millones de euros, y la construcción de una estación de bunkering de GNL, con una inversión de diez millones de euros.

De igual modo, también se analizará la tramitación del rescate de una concesión a la Zona Franca, situada en la zona adyacente a los Muelles de Maliaño, en la parte sureste de sus instalaciones, que ocupa una superficie de 9.788 m² y que pasará a formar parte de la nueva terminal de ferries.