El puerto de Valencia sigue dando pasos adelante para electrificar sus muelles, con la intención de convertirse en un enclave completamente verde en 2030.

En este sentido, la Autoridad Portuaria de Valencia ha adjudicado las obras de la nueva subestación eléctrica que comenzarán a ejecutarse en las próximas semanas a Cobra Instalaciones y Servicios por un importe de 5.143.487 euros y un plazo de ejecución de 24 meses.

De igual modo, Eiffage Energía llevará a cabo la acometida que permite suministrar una tensión de 132 kV a la nueva subestación por un valor de 2.257.250 euros, con un tiempo de ejecución de ocho meses, mientras que la dirección de obra y la coordinación de seguridad y salud queda a cargo de Gesman-Coseltel por un montante de 408.538 euros.

La subestación hará posible que los buques se conecten en la red eléctrica general una vez atracados en muelle, utilizando energía limpia, con lo que se eliminarn miles de toneladas anuales de gases de efecto invernadero y se reducirán significativamente las emisiones de otras partículas.

El proyecto contempla la instalación en dos etapas de dos transformadores como paso previo para hacer llegar esta tensión a los diferentes puntos de las instalaciones del recinto, entre los que se encontrarán los muelles de las terminales para facilitar la conexión de los buques a la red.

Además, los responsables del enclave aseguran que esta infraestructura garantizará importantes reducciones de las emisiones y de los costos operativos de los buques que hagan escala en el puerto de València.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px