La Autoridad Portuaria de Valencia trabaja en la introducción de combustibles alternativos que le ayuden a reducir sus emisiones, como el hidrógeno o el Gas Natural Licuado.

Por un lado, está tratando de impulsar el uso del hidrógeno en la maquinaria portuaria, con sistemas que combinan la batería y la pila de combustible. Por otro, está avanzando en la extensión del uso del GNL como combustible tanto para maquinaria portuaria como para buques.

Así se ha explicado durante las Jornadas de Explotación 2019 organizadas por Puertos del Estado, donde responsables de todos los puertos españoles están abordando temas relacionados con los pliegos de prescripciones, el reglamento de servicio y policía, la seguridad y protección, o el uso de combustibles alternativos.

En el caso del puerto de Valencia, la implantación de las medidas mencionadas ha permitido reducir la huella de carbono en el periodo 2008-2016 en un 19%, aunque la actividad medida en movimiento de mercancías ha crecido un 24%.

La instalación ha logrado combinar el crecimiento de su actividad con la reducción del impacto medioambientalEn términos de energía eléctrica, el gasto energético entendido en términos de kwh por tonelada, se ha reducido un 27%.

Desde la Autoridad Portuaria, valoran los avances conseguidos y se muestran convencidos de estar en el camino adecuado para cumplir con los objetivos propuestos y ser cada vez más eficientes y sostenibles energéticamente.

francesc sanchez puerto valencia

El puerto ha combinado el crecimiento de su actividad con la reducción de su impacto ambiental, como se ha explicado en las Jornadas de Explotación.