La concesión de la N-1, en manos de Europistas, terminará a finales de 2018.

La concesión de la N-1, en manos de Europistas, terminará a finales de 2018.

La Junta de Castilla y León y el Ministerio de Fomento han acordado establecer bonificaciones de hasta el 75% para los camiones que utilicen la autopista de peaje AP-1 en el tramo entre Castañares y Miranda de Ebro, en Burgos, con la intención de reducir la intensidad de vehículos que soporta la N-1 a su paso por esta provincia en dirección hacia el País Vasco.

Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, Fenadismer, han valorado este nuevo incentivo al uso voluntario de las vías de peaje para los vehículos de transporte de mercancías, que contribuirá a la descongestión de las carreteras nacionales.

En este sentido, insisten en la necesidad de que el Ministerio de Fomento convoque a las asociaciones de transportistas para consensuar el plan de desvío voluntario de camiones a las autopistas de peaje que recoge la Ley de Presupuestos del Estado para 2017, con un presupuesto de más de 32 millones de euros.

Actualmente, la N-1 soporta una intensidad media diaria cercana a los 3.100 camiones pesados, frente a los 2.000 que circulan por el tramo de peaje. Su concesión, en manos de Europistas, terminará a finales de 2018, fecha en la que el Gobierno deberá decidir si establece su gratuidad absoluta en todo el recorrido.

En este contexto, Asetra Segovia ha señalado que el importe de la bonificación será compensado a la concesionaria por la Junta y por Fomento, habiéndose comprometido la administración autonómica a la aportación de un millón de euros.

Por otro lado, se está estudiando el posible desvío del tráfico de vehículos pesados de la N-VI a la AP-6 para evitar su paso por la localidad segoviana de San Rafael, aunque la medida tendrá que ser debatida en próximas reuniones.