La crisis sanitaria está llevando la capacidad de almacenamiento de contenedores de las diferentes instalaciones del puerto de Valencia hasta el límite, ya que, según algunas fuentes, rondaría el 90% de su capacidad total.

Para intentar aliviar esta situación, la Autoridad Portuaria de Valencia  ha firmado un acuerdo con la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo de la Generalitat Valenciana para destinar 80.000 m² de Fuente San Luis a un almacén provisional de contenedores llenos de importación.

Fruto del convenio, esta parcela podrá utilizarse como depósito durante un plazo de 30 días prorrogables por otros 30 días más y, en todo caso, hasta 45 días posteriores a la finalización del estado de alarma.

De esta manera, los responsables del enclave valenciano buscan resolver el problema de falta de espacio que están viviendo las terminales de contenedores del puerto y, al mismo tiempo, contener el incremento de costes que genera la estancia innecesaria de contenedores en terminales sin que sean evacuados, tanto para la importación como para la exportación.

El cierre temporal de empresas no calificadas como esenciales, unido a la reanudación de los envíos de mercancías procedentes del sudeste asiático, especialmente China tras su reapertura industrial, han provocado que los contenedores, una vez descargados, permanezcan en las terminales por no poder seguir su camino hasta clientes sin actividad.

Además, en su proceso de búsqueda de nuevos espacios para el almacenamiento de contenedores, la Autoridad Portuaria ha habilitado, en coordinación con la Aduana, una amplia superficie junto al Muelle de Cruceros 1 de la ampliación norte como zona de depósitos de contenedores llenos.

De igual manera, también se trabaja para poder utilizar espacios alternativos próximos al recinto portuario para aminorar cualquier congestión en el puerto de Valencia hasta que los flujos de mercancías de entrada y salida de contenedores en el puerto vuelvan a la normalidad.