Tras la toma de control de Trasmediterránea, culminada en junio de 2018, Naviera Armas sigue dando pasos para reorganizar el negocio del grupo naviero en sus distintas ramas de actividad, en este caso dentro del área de transporte terrestre de mercancías.

A este respecto, la junta extraordinaria de Hermes Logística, reunida el pasado 2 de marzo, ha dado el visto bueno a la absorción de Trasmediterránea Cargo.

Consecuentemente, esta fusión por absorción implica la transmisión en bloque del patrimonio de Trasmediterránea Cargo a Hermes Logística, así como la disolución sin liquidación de Trasmediterránea Cargo, circunstancia que, además, también conllevará su extinción para el tráfico mercantil.

Trasmediterránea Cargo aparece con esta denominación en 2004 y con domicilio social en la localidad madrileña de Alcobendas, tras el cambio realizado por Acciona a partir de su anterior denominación de Naviera Mallorquina.

La compañía se ha encargado de la gestión de los servicios de transporte de mercancías por carretera y de gestión de cargas para la naviera Trasmediterránea, tras su adquisición por el grupo constructor de la familia Entrecanales.

En septiembre de 2018, apenas tres meses después del cierre de la operación de compra de Trasmediterránea a Acciona, la familia Armas tomaba el control de su filial de carga rodada.

Hermes Logística, por su parte, con domicilio social en Barcelona, también ha formado parte de la órbita de lo que en su momento constituyó Acciona Logística, hasta que el grupo empresarial decidió desinvertir en esta área de negocio.