HMM Hyundai Merchant Marine

Entre los analistas, existe la percepción de que HMM tendrá que mantenerse durante más tiempo junto a sus socios porque no podría operar en solitario.

El 1 de enero de 2020 es una fecha que causa dolores de cabeza a todas las navieras del mundo por la introducción de los nuevos límites de azufre de la Organización Marítima Internacional, OMI.

Sin embargo, para Hyundai Merchant Marine, HMM, el 1 de abril representa su mayor preocupación. El operador surcoreano parece estar realizando los movimientos necesarios para dejar atrás la alianza que mantiene con Maersk y MSC una vez llegue el momento de renovarla.

En 2016, en medio de una dramática reestructuración en la que rozó la bancarrota, fue rechazado por el resto de alianzas, pero en marzo de 2017 logró firmar con dos de las mayores navieras del mundo. El acuerdo, denominado 2M+H, incluía diversos intercambios y compras de espacios en las rutas marítimas Este-Oeste.

Estaba previsto que tuviera una duración de tres años, con opción de ampliarlo si todas las partes estaban de acuerdo. No obstante, aunque sobre el papel los tres operadores dicen estar contentos con esta alianza, bajo la superficie HMM parece querer buscar nuevos socios.

Desde la naviera, aseguran que quieren continuar con esta cooperación estratégica, pero las últimas decisiones adoptadas indican que la relación con Maersk y MSC es más bien tirante.

Ampliar la cooperación o entrar en otra alianza

Recientemente, ha abandonado los acuerdos de compra de espacios que mantenía con ellos en las rutas atlánticas y australianas, y en abril ha vuelto a entrar en el mercado entre Asia y Europa con un nuevo servicio que gestiona en solitario con 10 buques de 4.600 TEUs. Además, ha encargado 20 megabuques a astilleros surcoreanos que incorporará a partir de 2020.

Desde la consultora Drewry, estiman que estos nuevos buques podrán ser utilizados como moneda de cambio para ampliar su relación con 2M o bien para asegurarse la entrada en otra alianza, como THE Alliance.

La manera de financiar estas embarcaciones ha provocado la irritación de los dirigentes de MSC y Maersk, que han mostrado su preocupación por el hecho de que las navieras asiáticas puedan acceder a fondos estatales para hacer crecer sus flotas.

En cualquier caso, entre los analistas existe la percepción de que HMM tendrá que mantenerse durante más tiempo junto a sus socios porque sería incapaz de operar en solitario, y que solamente reaccionaría si Maersk le forzara a algo con lo que los accionistas no estubieran de acuerdo. Si finalmente decide abandonar 2M, debería buscar otra alianza a partir de abril de 2020.

En este sentido, corre el riesgo de que sus rutas tengan un alcance muy limitado en cuando a las combinaciones directas en comparación con las tres agrupaciones existentes. Actualmente, sus aspiraciones pasan por expandir mercado hacia África, Latinoamérica, las rutas internas de Asia y Oriente Medio.