La tecnología de hidrógeno va, poco a poco, introduciéndose en el mercado de los vehículos industriales. Hyundai Motor acaba de entregar en Suiza las diez primeras unidades de su nuevo modelo Xcient Fuel Cell, el primer camión del mundo producido en serie con pila de hidrógeno.

El fabricante prevé entregar unos 50 camiones de este tipo en el país a lo largo de 2020, aunque sus planes hasta 2025 pasan por la producción de un total de 1.600 unidades. Poner este vehículo en la carretera supondrá un gran paso para el fabricante y para el desarrollo del hidrógeno en la movilidad.

En este caso, el modelo es propulsado con un sistema de pila de combustible de 190 kW, compuesto por dos pilas de 95 kW cada una. Sus siete tanques le proporcionan una capacidad de unos 32,09 kg de hidrógeno y una autonomía de unos 400 kilómetros, mientras que el tiempo de carga oscila entre los ocho y los veinte minutos.

La tecnología de pila de combustible es particularmente adecuada para el transporte de mercancías y la logística debido a las largas distancias que deben recorrer los conductores y el escaso tiempo de reabastecimiento.

Además, el grupo ya trabaja en el desarrollo de una tractora capaz de recorrer hasta 1.000 kilómetros con una sola carga, gracias a un sistema mejorado de pila de hidrógeno con una gran durabilidad y potencia, que se utilizará en los mercados de Norteamérica y Europa.

Conviene apuntar que en el año 2019, Hyundai formó una ‘joint-venture‘ con la empresa sueca H2 Energy para el alquiler de camiones a operadores mediante un sistema de pago por uso, lo que supone que no es necesaria una inversión inicial.