El Tribunal Central de Seúl, juzgado que se está encargando de la administración concursal de la naviera Hanjin Shipping, ha fallado a favor de Korea Lines en la puja por las operaciones entre Asia y Estados Unidos que la naviera surcoreana en quiebra puso a la venta el pasado mes de octubre.

La decisión a favor de esta naviera y no de Hyundai Merchant Marine, que también había presentado oferta por estas operaciones, ha sido poco menos que una sorpresa en Corea del Sur, sobre todo teniendo en cuenta que la administración del país presionó a HMM para que adquiriese Hanjin Shipping apenas unas horas después de que esta se declarase en bancarrota.

Potenciar el peso de HMM en el comercio marítimo, junto a otras estrategias como la creación de una compañía que adquiera los buques de las navieras en apuros, son algunos de los planes del gobierno surcoreano para evitar que se repita el colapso que trajo consigo la quiebra de la primera naviera del país.

Sin embargo, según el tribunal surcoreano, la oferta de Korea Line es mejor que la de HMM, al haber ofrecido un importe mayor para su adquisición y un menor impacto para la plantilla de la naviera en quiebra.

A este respecto, cabe destacar que la naviera surcoreana informó a sus trabajadores, el pasado jueves 10 de noviembre, del despido de unos 600 empleados, un recorte de plantilla que podría haberse producido el 10 de diciembre.

El tribunal aprobará la venta a Korea Line durante esta semana y el proceso se cerrará a finales de noviembre, según la prensa surcoreana, en la que apuntan que el valor del contrato asciende a 250.000 millones de wones, cerca de 200 millones de euros, si bien ni la naviera ni el tribunal han informado oficialmente de este importe.