Tras un 2020 marcado por el impacto de la crisis sanitaria y su efecto en la economía mundial, Europa se prepara para la recuperación apoyándose en el Pacto Verde Europeo, con el que pretende convertirse en el primer continente neutro de emisiones en 2050.

Si los puertos garantizaron en los meses más duros el mantenimiento de las operativas y jugaron un papel primordial para evitar disrupciones en las cadenas de suministro, ahora deben prepararse para el futuro y contribuir a construir una Europa mejor y más fuerte.

Por ello, van a posicionarse como motores de crecimiento y sostenibilidad, al mismo tiempo que se adentran en el mundo de la digitalización. Las claves para conocer su papel presente y futuro se darán a conocer en la XVII Conferencia Regatta de la Organización Europea de Puertos Marítimos, Espo, que comenzará el 25 de mayo en Valencia.

Bajo el lema de ‘Los puertos europeos en la encrucijada de las transiciones‘, este evento itinerante pasará por Valencia, Gante y Oslo. En él, participarán diferentes agentes implicados y comprometidos con una recuperación sostenible.

La sesión del día 25 contará con la participación del presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, la presidenta de Espo, Annaleena Mäkilä, y la comisaria de Transportes de la Unión Europea, Adina Vălean.

Tras su introducción, se presentarán los resultados de un estudio de Deloitte y la Organización sobre el futuro económico de las Autoridades Portuarias europeas. Además, diferentes voces expertas en la materia harán una radiografía del estado de la cuestión, que concluirá la eurodiputada Inmaculada Rodríguez Piñeiro.

La conferencia continuará el 26 de mayo desde Gante y finalizará el 28 con una sesión organizada por el puerto de Oslo. En total, participarán más de 40 expertos que debatirán sobre el futuro de los puertos europeos como fuerzas motrices de una economía y una sociedad europea fuertes y resilientes.