El Congreso Aecoc de ‘Smart Distribution‘ ha reunido en formato virtual en la primera semana de julio a responsables de movilidad y medio ambiente de los Ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Palma y Bilbao, que han mostrado las diferentes estrategias que están activando los distintos gobiernos municipales en relación a la distribución urbana de mercancías y las zonas de bajas emisiones.

Así, Borja Carabante, delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de la capital, ha recordado que la ordenanza municipal madrileña excluye a los vehículos de distribución urbana de las restricciones de acceso al centro de la ciudad.

A este respecto, Carbantes ha anunciado que en las próximas semanas se pondrá en marcha un plan municapal de ayudas para facilitar la renovación de flotas de vehículos por parte de las empresas, que están tratando de incorporar opciones más sostenibles.

Por su parte, la portavoz del Ayuntamiento de Barcelona, Maite García, ha recalcado que en la ciudad condal el plan pasar por priorizar la utilización del subsuelo y la distribución nocturna y que se fomentará la microdistribución para mejorar la última milla y se habilitarán más áreas de carga y descarga.

Su estrategia está en línea con la del Ayuntamiento de Valencia, que ha desarrollado un plan de sensorización para monitorizar las zonas de carga y descarga. También ha habilitado el uso de parkings en el centro de la ciudad como puntos de distribución para la última milla.

Dispersión normativa

Como se ve, soluciones distintas para tratar de resolver el mismo problema, que no hacen sino ahondar en el problema de la dispersión normativa, favorecida por un modelo de «cogobernanza» alentado desde el Gobierno central que en esto, como en otros problemas, se lava la manos, ante la preocupación expresada, en este mismo congreso de Aecoc, por las empresas de distribución que abogan por criterios uniformes en el acceso a las zonas de bajas emisiones. Algo a lo que los municipios no quieren renunciar, visto lo visto.

Londres ha participado como ciudad invitada en este evento. Helen Fallon, directiva de Transport for London (TfL), organismo del gobierno local responsable de la mayor parte de la red de transporte de Londres, ha detallado los planes de la capital británica, incluidos en el proyecto ‘Vision Zero 2041‘, que plantea acabar con las muertes y lesiones graves en la red viaria en las dos próximas décadas.

En concreto, se ha fijado el objetivo de reducir en un 10% el tráfico en su núcleo urbano. Para ello, ya cuenta con zonas de emisiones ultrabajas, fomenta el uso de vehículos de cero emisiones, y ha habilitado hubs logísticos y una red de taquillas para la recogida de pedidos.