Tras su reciente reunión con el Comité Nacional de Transporte por Carretera, la Oficina Nacional de Lucha contra el Fraude se ha comprometido a actuar contra las empresas deslocalizadas que operan de modo permanente en España.

Para ello, contará con la ayuda de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y la Inspección de Transporte, que realizarán controles en las empresas cargadoras para las que trabajan este tipo de flotas, según recoge Fenadismer.

También se analizará en detalle la actuación de las cooperativas para detectar los posibles casos de socios que son en realidad falsos autónomos que trabajan en régimen de sometimiento y dependencia. En este supuesto, se obligará a las empresas fraudulentas a regularizar la situación laboral de estos trabajadores con carácter retroactivo durante los últimos cuatro años.

En esta línea, se perseguirá el uso masivo de la figura del falso autónomo en determinadas plataformas de comercio electrónico especializadas en el sector de la distribución de bienes de consumo y entrega a domicilio.

Estas actuaciones forman parte del Plan Director de la Inspección de Trabajo para el periodo 2018-2020, aprobado por el Gobierno en julio de 2018, que contempla medidas de lucha contra el fraude, la precariedad laboral y la erradicación de las situaciones de abuso para mejorar la calidad y condiciones del empleo.