La propuesta del astillero surcoreano Hyundai Heavy Industries para la compra de su rival Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering se topará muy probablemente con el veto de la Unión Europea por prácticas anticompetitivas, después de que ambas se negasen a resolver las preocupaciones planteadas en este sentido.

Aunque el trato entre Hyundai y DSME se había dado a conocer en el año 2019, este era uno de los trámites que faltaban para cerrar la operación. Desde Hyundai han afirmado recientemente estar convencidos de que obtendrían el visto bueno, igual que ante los reguladores anticompetencia de Singapur, China y Kazajistán.

Sin embargo, parece poco probable después de que la única solución, presentada de manera informal y que incluía la venta de parte de un astillero, fuera considerada insuficiente.

En este sentido, la Comisión Europea está preocupada por el hecho de que los tres grandes actores del mercado pasarían ahora a ser dos, aunque desde Hyundai creen que el dominio del mercado no puede ser evaluado únicamente en función de la cuota, ya que influyen otras condiciones y dinámicas. Por su estructura, el sector de la construcción de buques no podría estar controlado por una única empresa.

Bruselas tiene hasta el 20 de enero para tomar una decisión al respecto y de vetar la operación, sería la primera medida de este tipo desde que en 2019 bloqueara el plan de Thyssenkrupp y Tata Steel para formar una ‘joint-venture‘. Conviene recordar que entre los principales clientes de ambos astilleros, se encuentran grandes navieras europeas.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px