Los precios del mercado de contenedores entre China y la costa oeste de Estados Unidos han repuntado un 2% en la última semana, hasta los 4.312 dólares/FEU, lo que supone un incremento del 183% respecto al año anterior. Por su parte, entre China y la costa este han caído un 3% hasta los 5.766 dólares/FEU, situándose en cualquier caso un 103% respecto a los niveles de 2020.

El aumento de los volúmenes sigue causando congestión y retrasos en los puertos desde el mes de noviembre. Aunque hay señales de que la falta de contenedores vacíos está empezando a solucionarse, es poco probable que el problema se resuelva del todo hasta que la demanda no se reduzca.

Además, un brote de Covid-19 entre los trabajadores de los puertos de Los Ángeles y Long Beach podría empeorar la situación en una zona ya de por sí saturada. Los retrasos han llevado a las navieras a cancelar escalas para poder ponerse al día con sus horarios, lo que supone una eliminación de capacidad que mantiene las tarifas al alza.

Los precios en las principales rutas desde Asia han llegado a cotas muy altas esta semana, situándose el índice global FBX un 173% por encima del nivel del mismo momento del año anterior.

Los elevados costes de la carga ya están dejando fuera del mercado a las empresas más pequeñas o que trabajan con márgenes más ajustados, por lo que existe una creciente preocupación sobre si esto podría contribuir a la inflación.

Una reciente encuesta de Freightos concluyó que el 77% de los negocios habían tenido dificultades debido a la pandemia en los últimos seis meses. Para enfrentarse a los elevados costes y la reducción de los inventarios, el 34% había tenido que incrementar los precios de sus productos, mientras que el 26% había reducido sus márgenes.

Carga aérea

En lo que respecta a las tasas de carga aérea, se han reducido alrededor de un 5% a principios de año en la mayoría de las rutas de EEUU y Europa, pero siguen al doble de sus niveles habituales.

La demanda desde Asia se incrementará en las próximas semanas, con el consecuente aumento de los precios, mientras que desde Europa ya se está acercando al pico alcanzado en noviembre. No obstante, la preocupación por los nuevos brotes y el establecimiento de medidas de cuarentena en China podría provocar nuevas interrupciones.