Maersk y MSC, socios en la red 2M, han decidido seguir reduciendo el número de escalas en sus conexiones entre Asia y el norte de Europa. Desde este mes de enero, dos de sus seis conexiones en este ámbito únicamente prestan servicio en dos puertos seleccionados del norte de Europa.

Así, ahora los 11 buques de entre 14.000 y 23.800 TEUs que cubren la línea AE55 / Griffin cargan en Shanghái, Ningbó, Tanjung Pelepas y en Europa, escalan únicamente en Felixstowe y Le Havre, según recoge Alphaliner.

Mientras, los 11 buques de entre 13.100 y 23.800 TEUs del servicio AE1 / Shogun que cargan en Ningbó, Xiamen, Yantián y Tanjung Pelepas se dirigen a los puertos de Rotterdam y Bremerhaven. Además, en el primer caso ha dejado de escalar en Yantián, mientras que en el segundo pierde la escala directa en Shanghái.

El número de escalas en los servicios semanales entre Oriente Medio y el norte de Europa se ha ido reduciendo gradualmente durante los últimos cinco años. En febrero de 2016, en Shanghái escalaban un total de 16 de las 19 rotaciones disponibles, lo que suponía unas 20 escalas semanales, ya que cuatro de las rotaciones hacían parada para descargar y también para cargar.

Ahora, Shanghái cuenta con cinco rotaciones de la red 2M, seis de Ocean Alliance y dos de THE Alliance, con un total de 15 escalas semanales.

Respecto a los puertos europeos, el de Felixstowe es el que ha sufrido un mayor descenso en el número de escalas, pasando de las 10 semanales en 2016 a un total de cuatro a principios de 2022. En el mismo periodo, el de London-Gateway ha ganado dos escalas y el de Southampton ha pasado de seis a tres.

Congestión en los puertos del norte de Europa

Conviene apuntar que solamente la mitad de las seis conexiones de la red 2M entre Asia y el norte de Europa mantienen las escalas en Rotterdam, Bremerhaven y Felixstowe, mientras que Amberes recibe dos de las rotaciones y Hamburgo únicamente una.

La principal razón para esta reducción de las escalas y la consolidación de los volúmenes en ciertas líneas reside en la gran congestión que están enfrentando los puertos del norte de Europa, pues se pretende evitar el efecto dominó que supondría un retraso de unos días en una escala.

Se espera, además, que THE Alliance siga los mismos pasos, pues Hapag-lloyd ya ha explicado que pretende reducir su red para evitar viajes demasiado largos y conexiones que se solapan entre ellas, apostando por la consolidación de mercancías en hubs estratégicos.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px