Las nuevas alianzas marítimas formadas en abril de 2016 parecen haber frenado la tendencia a reducir la frecuencia de los servicios en los puertos del norte de Europa, según el último informe de la consultora Drewry, ‘Ports & Terminals Insight‘.

Así, el análisis muestra que la formación de la ‘Ocean Alliance’ y ‘The Alliance’ podría tener un efecto limitado en 2017, ya que el número total de rutas entre Asia y el norte de Europa, así como las rutas comerciales del Atlántico Norte permanecerán inalterables, y no habrá cambios en el número de escalas en los puertos.

Esto contrasta con la tendencia iniciada 2016, año en que las escalas en los puertos del norte europeo de los servicios Este-Oeste y las conexiones del Atlántico Norte y Asia-Norte de Europa han estado vinculadas a líneas que operaban las alianzas transatlánticas. Además, el informe ha tenido en cuenta las rutas en Oriente Medio y el sur de Asia, cubiertas tanto por los servicios Asia-Norte de Europa como por conexiones directas.

A lo largo de los últimos 12 meses, se ha registrado una caída del 10% en el número de servicios Este-Oeste, teniendo en cuenta que todos las que se han eliminado eran operados por las alianzas. Así, se han suprimido dos de las nueve conexiones semanales de las rutas del Atlántico Norte y tres de las 18 semanales en las rutas Asia-Norte de Europa, una de ellos a consecuencia de la quiebra de Hanjin.

Sin embargo, la media del tamaño de los buques se ha incrementado un 4,3%, lo que supone que las alianzas han aprovechado la reducción del número de servicios para poder reducir la capacidad de los buques y adaptarla a la demanda. Esto resulta más sencillo en líneas multiservicio que en las que no pertenecen a las alianzas.

Asimismo, se han registrado cambios significativos en el número de conexiones semanales en los puertos, especialmente en Francia y los países del Benelux. Los puertos de Le Havre y Rotterdam han perdido cuatro y seis conexiones respectivamente, mientras que Zeebrugge sólo perdió dos y Amberes, contrarrestando esta tendencia, sumó otras dos.

Con la reducción global del número de servicios de las alianzas, dos en el Atlántico Norte y tres en Asia-Norte de Europa, se espera que los puertos donde cuentan con numerosas escalas vean una reducción de las mismas, aunque las navieras seguirán escalando en los mismos recintos portuarios a través de otras rutas.

Se mantendrá el número de escalas en 2017

Tanto ‘Ocean Alliance‘ como ‘The Alliance‘ han publicado ya los detalles de las líneas que operarán desde abril de 2017. El número de escalas semanales para los puertos del norte europeo ascenderá a 11 en las rutas de Asia-Norte de Europa y a siete en el Atlántico Norte.

Es significativo que haya tan pocos cambios, ya que el número total de servicios semanales se mantendrá inalterable respecto a los actuales y gran parte de los puertos no sufrirán ningún cambio en el número de escalas.

No obstante, cabe destacar que el puerto belga de Zeebrugge recuperará una escala que había sido cancelada, lo que puede reflejar que las líneas involucradas han tenido pérdidas a consecuencia de esta decisión, ya que eliminarla implicaría un incremento de los gastos en transporte terrestre para algunas compañías.

Con la reducción del número de alianzas, se espera que la reducción de las escalas portuarias en muchas de las líneas vaya acompañado del aumento de las frecuencias. En este sentido, el movimiento aparentemente definitivo hacia servicios menos frecuentes y buques más grandes podría estar frenándose, al menos en las rutas Este-Oeste de los puertos del norte europeo.

La tendencia aún se mantiene, especialmente en términos de reducción de frecuencias, y los puertos aún no están fuera de peligro, pero los avances de las alianzas indican que la situación no empeorará de forma significativa.