Hace sólo seis años, en 2011, 20 navieras operaban un sector entonces fragmentado y confuso: el del transporte marítimo de contenedores. Actualmente, una vez se complete la adquisición de OOCL por parte de Cosco, los cuatro principales operadores moverán el 53,8% de los contenedores que se mueven por mar en todo el mundo.

Algunos expertos, ya hablan de un «oligopolio» en el sector, mientras otras consultoras, como Xeneta, advierten de que «la falta de competencia no es saludable y que los cargadores deberían preocuparse de la escasez de navieras que empieza a haber en el mercado».

Desde la consultora animan a los cargadores a «prestar atención» y advierten a los operadores de que no deben «volver a sus antiguas prácticas de fijación de precios». El sector está bajo la lupa de la Comisión Europea, como demuestra la última investigación sobre los GRIs.

El mercado se consolida aún más

La adquisición de OOCL convertirá a Cosco en el tercer operador del mundo, con 2,42 millones de TEUs activos y 640.000 TEUs encargados que le otorgan el 11,6% del mercado mundial.

Además, pasará a ser el primer operador en las rutas entre Asia y Estados Unidos, en ambas costas, con un 18,1% de cuota, superando así el 14,2% que CMA-CGM tiene desde que adquirió APL. La naviera francesa será la tercera en estas rutas si se aprueba la fusión japonesa de NYK, MOL y K Line, que tendrán una cuota del 16,5%.

No se esperan grandes fusiones para el futuro

Desde Xeneta consideran «probable» que la era de la consolidación finalice, salvo en el caso de las compañías interregionales que los grandes operadores pueden absorber. Pacific International Line (PIL) es el primer candidato, ya que otros operadores como ZIM, Yang Ming, HMM y Evergreen están relacionados con los gobiernos de sus países.

En lo que respecta a los posibles problemas con las autoridades reguladoras, es cierto que cada una de estas navieras tiene sólo el 1,5-2,8% de la cuota de mercado global, pero HMM está vinculada a la Alianza 2M, y Evergreen a la ‘Ocean Alliance’. Por ello, los reguladores podrían analizar a conciencia la cuota de mercado resultante para las empresas que las adquieran.

No obstante, los expertos no considerarían improbable una fusión entre Yang Ming y Evergreen, ya que el gobierno chino sigue aspirando a la soberanía del Mar de China y dicha fusión mantendría el acceso de Taiwán a aguas de todo el mundo.