Las iniciativas legislativas recogidas en la primera parte del Paquete de Movilidad europeo deberían contribuir a lograr un transporte por carretera eficiente y sostenible en el continente, evitando la fragmentación del mercado y fomentando la igualdad entre los diferentes países.

Así se desprende del informe publicado por el Consejo Europeo de Cargadores, ESC, sobre estos cambios, en el que aseguran que es preciso garantizar unas condiciones de trabajo justas para los transportistas a través de una legislación específica, ya que la normativa de desplazamiento de trabajadores no puede ser aplicada a dicho sector.

Aunque ha habido algunas mejoras, sigue existiendo una gran disparidad entre los salarios de los diferentes países europeos y los sistemas de la seguridad social, lo que hasta ahora está siendo aprovechado por algunas compañías para llevar a cabo prácticas ilícitas y anticompetitivas.

Transporte internacional y cabotaje

En este contexto, desde la Asociación reclaman una definición muy clara de lo que debe considerarse transporte internacional y cabotaje, así como de las diferencias entre ambos, para saber tras cuántos días empezaría empezaría a aplicarse la normativa del salario mínimo del país en el que se lleve a cabo la operativa.

La Comisión Europea propone aplicarlo cuando el conductor pasa más de tres días al mes fuera de su país de origen para simplificar la situación actual. Sin embargo, desde ESC entienden que se trata de una medida desproporcionada que supondría una gran carga administrativa para los operadores de transporte.

Del mismo modo, será muy difícil para las compañías planificar los costes si varían cada mes dependiendo de los viajes. Tampoco se tiene en cuenta la convergencia futura de los salarios, que dejaría obsoleta esta norma. En lo que respecta al cabotaje, en la Asociación aplauden que se pase de tres viajes en un plazo de siete días a un número ilimitado de viajes en cinco días, lo que reduciría los viajes en vacío.

Por otro lado, el cargador podría ser considerado co-responsable si el conductor no respeta las reglas, pero en Ecsa señalan que para que asuman esta responsabilidad es preciso que la información sobre los proveedores de servicios de transporte sea abierta y accesible, lo que requiere una mayor comunicación entre los Estados Miembros.

Descanso semanal  y sistemas de tarificación

En cuanto a las restricciones respecto al descanso semanal en cabina, en la Asociación entienden que solamente deberían aplicarse una vez que se hayan tomado las medidas necesarias y se cuente con los suficientes aparcamientos seguros, con las comodidades necesarias para el descanso de los transportistas.

A esta situación se añade la falta de conductores en Europa, ya que en los próximos años, el 20% se jubilará y el nivel de acceso a la profesión por parte de los jóvenes es demasiado bajo. De hecho, se espera que aumenten los volúmenes de transporte, por lo que si no son aplicadas con extremo cuidado, las medidas propuestas podrían acrecentar esta falta de conductores.

Por último, en lo que respecta al sistema de pago en las carreteras europeas, la Asociación entiende que no debe ponerse en peligro el crecimiento económico y la competitividad de la industria de cada país. Los Estados Miembros deberían poder elegir cómo aplicar las tasas relacionadas con las infraestructuras y debe dárseles la posibilidad de no utilizar un sistema de tarificación viaria.

También critican el hecho de que en algunos casos, los pagos se impongan solamente a los vehículos pesados, pese a que no sean los únicos usuarios de las carreteras y rechazan que esta medida sirva para aumentar los impuestos.