Los documentos electrónicos de transporte «son una realidad, están aquí y tendrán un desarrollo en los próximos años«. Así lo ha explicado Luis Alberto García, socio del bufete Rogers & Co en la Jornada ‘Transporte y Logística 4.0: e-Transport Documents y Smart Contracts‘, que ha tenido lugar en Madrid.

La digitalización está afectando a todos los sectores, y el transporte y la logística no son ajenos a ello. De hecho, estos avances son determinantes para que cargadores y transportistas puedan compartir información en tiempo real, ya que los documento de transporte emitidos por comunicación electrónica cumplen las mismas funciones que los documentos en papel.

Además, los ‘e-transport documents’ tienen el mismo valor legal que el papel, puesto que cuentan con una función probatoria de las condiciones del contrato, de la recepción de la mercancía y de las condiciones en que se ha recibido la mercancía.

En el caso del transporte marítimo, existe una función más, que es el título representantivo de la mercancía.

Es importe señalar, tal y como ha asegurado García en su exposición, que este sistema «ofrece mayor seguridad, ya que es más difícil la falsificación y manipulación«. También garantiza la eficiencia en las operaciones y contribuye a una reducción de costes, al eliminarse la manipulación de papel y el almacenaje físico, lo que conduce a una menor utilización de recursos.

Implantación en los diferentes sectores

La implantación actual de este tipo de documentos es, sin embargo, desigual entre los diversos sectores. Así, en lo que respecta al transporte aéreo, hasta junio de 2017 se han emitido 2,3 millones de cartas de porte aéreas de manera electrónica, el 50,1%, pero la intención de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo es llegar a lo largo del año al 62%.

En cuanto al transporte marítimo, en 2014, Bimco aceptó que los armadores utilizasen en sus pólizas conocimientos de embarque digitales, mientras que el International Club P&I, que reúne a las 13 principales aseguradoras, presta desde 2010 cobertura de responsabilidad civil en los conocimientos de embarque emitidos digitalmente mediante los servicios de Bolero y essDOCS, y a partir de 2015, los de E-Title.

Luis Alberto García, de Rogers Co

La implantación de los documentos electrónicos es desigual entre los diversos sectores.

Por su parte, en el transporte ferroviario, la carta de porte electrónica llegó en julio de 2006, mientras que el transporte por carretera ha sido el último en adaptarse. En 2011, entró en vigor el protocolo sobre E-CMR firmado en 2008, pero no ha sido hasta enero de 2017 cuando se ha llevado a cabo el primer transporte transfronterizo de esta manera, entre España y Francia.

El principal inconveniente es que algunos ordenamientos jurídicos no reconocen el mismo valor al documento electrónico que al de papel. Del mismo modo, la falta de estandarización ha llevado a la puesta en marcha de múltiples sistemas, con las consiguientes incompatibilidades. En este sentido, la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Unión Europea está trabajando para desarrollar una regulación respecto a estos documentos.

La tecnología ‘blockchain’ en los contratos inteligentes

Por otro lado, en el evento también se ha tratado la implantación de los contratos inteligentes que utilizan la tecnología ‘blockchain’, o lo que es lo mismo, una base de datos descentralizada que funciona a través de la interconexión de diferentes nodos y de la entrada de operaciones por parte de los implicados, eliminando la necesidad de validación por parte de un tercero.

Se trata de un sistema ‘inhackeable’ por el momento, surgido a partir de la criptomoneda ‘bitcoin‘, tal y como ha recordado Cristina Martínez, socia de Mind The Law. Permite la gestión de activos a través de la ‘tokenización‘ o conversión a su representación digital de un activo real o virtual.

Cristina Martínez, de Mind The Law

El ‘blockchain‘ cambiará la forma de pensar y trabajar.

El ‘blockchain‘, como ha reconocido Martínez «va a cambiar la forma de trabajar y de pensar«, ya que aporta transparencia y seguridad a las operaciones entre las partes, como los contratos inteligentes, que están diseñados para autoejecutarse y pueden hacer que los procesos bajo un acuerdo sean eficientes y mucho más rápidos.

Se prevé que en 2020, los ‘smart contractssean una realidad consolidada, aunque a día de hoy, cualquier empresa que quisiera podría empezar a hacerlo. Para fijar todos estos conceptos, la Jornada ha terminado con una demostración real del funcionamiento de un contrato inteligente aplicado al sector de la logística y el transporte, de la mano de Salvador Casquero, cofundador de 2Gether Money.