encarecerá los costes del transporte marítimo. Esto generará a su vez un gran debate sobre la manera en que las navieras pueden repercutir el aumento de los precios en el conjunto de la cadena logística.

Así se ha puesto de manifiesto durante la Conferencia Europea sobre Tráfico de Contenedores, que ha tenido lugar en la ciudad alemana de Hamburgo entre el 16 y el 18 de septiembre y que ha contado con la participación de representantes del puerto de Barcelona.

Durante tres días, los principales expertos en comercio marítimo, logística y tecnología han analizado la situación del transporte marítimo con los máximos responsables de las grandes navieras. Además, se han podido analizar los diferentes desafíos a los que se enfrenta el sector en los próximos años.

Entre ellos, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, o la salida de Reino Unido de la Unión Europea y sus consecuencias en los intercambios a nivel mundial. En este sentido, se han valorado las diferentes opciones que tiene el transporte marítimo ante el aumento de las tensiones entre las dos grandes potencias y la imposición de nuevos aranceles, así como los cambios que supondría la aplicación de un Brexit duro.

Por otro lado, se han destacado las ventajas de las nuevas tecnologías, que pueden ayudar a las navieras, transitarios y operadores a adaptarse con éxito a estos escenarios cambiantes, ofreciendo a los clientes soluciones eficientes, competitivas y que les aporten valor.