El tren Connecting Europe Express, que se integra dentro de la programación del Año Europeo del Ferrocarril, ha pasado ya por Rotterdam y ha llegado a Amberes.

Teniendo en cuenta que está pasando por las grandes ciudades portuarias europeas, se hace evidente la necesidad de interconectar y reforzar tanto los puertos como las líneas ferroviarias del continente.

Es por ello que la Organización Europea de Puertos Marítimos, Espo, el Gestor Europeo de Infraestructuras Ferroviarias, EIM, la Asociación Europea de Carga Ferroviaria, ERFA, y la Comunidad de Infraestructuras y Redes Ferroviarias Europeas, CER, han unido fuerzas para pedir un mayor impulso en la conectividad ferroportuaria.

La mayoría de los puertos europeos están localizados cerca de núcleos urbanos, lo que eleva la presión sobre las infraestructuras viarias y hace necesario un mayor uso del tren. Igualmente, en las operaciones de transporte ferroviario de mercancías, una proporción importante de la carga transportada se mueve a través de los puertos.

El cambio modal es uno de los pilares de la Estrategia de Movilidad Sostenible e Inteligente de la Comisión Europea para lograr una reducción del 90% en las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte.

En Europa, una parte importante del transporte ferroviario de mercancías utiliza los puertos marítimos, llegando en algunas instalaciones al 50% la cuota correspondiente al ferrocarril, pero incrementar este tipo de conexiones, tanto en términos de infraestructuras como de operaciones, sigue siendo crucial.

Conectar Europa II

El mecanismo ‘Conectar Europa II’ debería promover los proyectos ferroviarios que mejoran la conectividad hacia y desde los puertos marítimos, lo que generará una mayor eficiencia en este tipo de transporte y permitirá mejorar la coordinación entre el ferrocarril y los puertos, con todas las partes involucradas en la cadena. 

Además, es importante aprovechar la última milla para llevar más mercancías al ferrocarril, si bien ello requiere una mejora en términos de interoperabilidad, intercambio de datos, operaciones e infraestructura.

También se debe avanzar en la equiparación de los sistemas de gestión ferroviaria utilizados en los puertos y conseguir un acceso equitativo a la financiación pública para las inversiones en infraestructura, independiente de si la entidad gestora es el administrador de infraestructuras ferroviarias a nivel nacional o el propio puerto. 

En definitiva, desde la Organización explican que las conexiones integradas y eficientes entre los puertos y la infraestructura ferroviaria, tanto en Europa como en terceros países, son cruciales para lograr los objetivos de cambio modal que permitirán descarbonizar el transporte.