El Grupo Maersk formará una ‘joint-venture‘ junto a IBM para poner en marcha nuevas formas seguras y eficientes de gestionar el comercio mundial utilizando la tecnología ‘blockchain‘, así como otros recursos, como la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas y el análisis de datos.  

El objetivo es desarrollar una plataforma basada en estándares abiertos para su utilización por parte de todo el sector del transporte marítimo, lo que permitirá mejorar la transparencia en las operaciones y simplificar el movimiento de mercancías entre fronteras. 

Con la utilización del ‘blockchain‘, el coste del intercambio de documentos y gestiones administrativas relacionadas con el transporte de mercancías supondrá una quinta parte del actual. Esta tecnología realiza un registro de todas las transacciones que tienen lugar en una determinada red, garantizando el acceso a las partes interesadas a datos fiables en tiempo real.

Esto fomenta las relaciones entre los socios comerciales, que pueden colaborar sin ver comprometida su privacidad o confidencialidad. Tanto los fabricantes, navieras, transitarios, puertos, terminales y autoridades aduaneras, como los clientes finales, pueden beneficiarse del uso de la nueva plataforma.

En 2016, Maersk e IBM iniciaron una colaboración para el desarrollo de sistemas basados en el ‘blockchain’ y las tecnologías en la nube. Desde entonces, numerosos actores del comercio mundial se han interesado por su plataforma, que ambos socios podrán utilizar ahora para comercializar sus soluciones.

Varias empresas interesadas

Entre los principales interesados, se encuentran General Motors o Procter and Gamble, que la utilizarían para optimizar las complejas cadenas de suministro que gestionan, y el transitario Agility Logistics, que podrá mejorar sus servicios al cliente, incluyendo el despacho de aduanas.

Por su parte, las Aduanas de Singapur y Perú estudian utilizar la plataforma para facilitar la gestión de flujos comerciales y potenciar la seguridad en la cadena de suministro, mientras que los terminalistas APM Terminals y PSA International mejorarán su conexión con los puertos y su planificación.

El presidente de Maersk Line para Norteamérica, Michael J. White, ha sido nombrado consejero delegado de la nueva compañía, que tiene previsto comercializar dos funcionalidades principales en los próximos seis meses.

Por un lado, la plataforma se utilizará como canal de información para mejorar la visibilidad de la cadena de suministro y el intercambio de información en tiempo real. Por otro, permitirá la digitalización y automatización de operaciones que se realizaban en papel, permitiendo a los interesados validar y aprobar documentos, lo que contribuye a reducir el tiempo y los costes.