La naviera danesa Maersk, a la cabeza del sector del transporte marítimo de mercancías, ha advertido de que sus tráficos podrían reducirse hasta en un 25% en el segundo trimestre, según sus cálculos.

A pesar de los sólidos resultados registrados en el primer trimestre, cuando su Ebitda mejoró un 23% hasta llegar a los 1.500 millones de dólares y sus ingresos aumentaron ligeramente hasta los 9.600 millones de dólares, la pandemia del Covid-19 ha pasado factura al operador.

Si bien es cierto que los niveles de visibilidad se han reducido, el grupo sigue tratando de apoyar a sus clientes para que puedan mantener operativas sus cadenas de suministro. No obstante, la demanda mundial se ha reducido sustancialmente y se espera que los volúmenes desciendan entre un 20% y un 25%.

Además, desde Maersk auguran una caída de la demanda en el mercado de los contenedores en el año 2020, pese a que antes de la crisis sanitaria, sus pronósticos mostraban un crecimiento de entre el 1% y el 3%.

Su intención es reducir sus gastos y seguir apostando por la transformación de su negocio y la mejora de su salud financiera. El Covid-19 seguirá creando una gran incertidumbre en torno a las previsiones de los próximos trimestres, aunque de momento, los datos indican que el comercio mundial se reducirá un 27% en total en el segundo trimestre.