La versión eléctrica de la Vito de Mercedes, que ha llegado al mercado en 2018, es la prueba más fehaciente de que los modelos eléctricos pueden ser muy competitivos, y dependiendo del tipo de uso, más rentables en términos de coste que otros vehículos que utilizan motores de combustión interna,según indican desde el fabricante.

Uno de los indicadores de que este modelo está funcionando entre los clientes es la popularización de la aplicación ‘eVAN Ready’, que les permite averiguar si los modelos de baterías eléctricas serían adecuados para su flota.

En línea con su estrategia eDrive@Vans, el fabricante ya está evaluando los factores que hacen a los clientes decidirse por una furgoneta eléctrica o que utiliza combustibles fósiles.

De hecho, para adaptarse a las necesidades del sector del transporte y las nuevas normativas de emisiones en ciertas ciudades, está trabajando en el desarrollo de la eSprinter, que lanzará a lo largo del año. El objetivo es proporcionar a los clientes un modelo que cumpla con sus expectativas en términos de uso diario, flexibilidad, confianza y rentabilidad.

Pronto, podrán ofrecer baterías eléctricas en toda su gama de vehículos, de modo que la selección de una opción u otra venga determinada por la necesidad de uso pero no por la falta de disponibilidad.

Características y usos

Actualmente, la eVito se está utilizando en entornos urbanos. Su batería de 41 kWh proporciona una autonomía de 150 kilómetros y puede recargarse por completo en seis horas. En el caso de ser utilizada en ciudad, una velocidad máxima de 80 km/h permite conservar mejor la energía y aumentar la autonomía, aunque puede ser configurada para alcanzar los 120 km/h.

Esta furgoneta de tamaño medio se ofrece en dos versiones: la básica con una longitud de 5,14 metros y una capacidad de carga de 1.073 kg, y la extra-larga con 5,37 metros y una capacidad de 1.048 kg.

Durante las pruebas realizadas a lo largo del invierno, la furgoneta ha demostrado su fiabilidad  y eficiencia en condiciones extremas de temperatura. Por su parte, la eSprinter, con una batería de 55 kWh, tiene una autonomía de 150 km y una capacidad de carga de 900 kg.

Otra opción es integrar tres baterías de 41 kWh, que permiten una autonomía de 115 km y una capacidad de carga de 1.040 kg. Como en el caso de la Vito, puede ser configurada para alcanzar una velocidad máxima de 80 km/h o de 120 km/h.

Pruebas con Hermes y Amazon

La estrategia que pretende aplicar Mercedes incluye el asesoramiento en la selección del vehículo más adecuado y el desarrollo de las correspondientes infraestructuras de carga para garantizar la competitividad de este tipo de flotas.

El objetivo final es diseñar junto a sus clientes soluciones adaptadas a sus necesidades concretas, como ya ha hecho con Hermes y Amazon Logistics. Como parte de un proyecto piloto, ya ha puesto en circulación 1.500 furgonetas eléctricas en la delegación alemana de la primera y a finales de año, el e-tailer contará con 100 eVitos en su flota en el mismo país.